© Associació Amics de Nonasp. 2017

El clima

Nonasp  

está  

en  

una  

zona  

de  

transición  

entre  

las  

regiones  

marítimas  

y

las  

tierras  

interiores,  

secas  

y  

continentales.  

El  

carácter  

montañoso  

hace  

que

las  

condiciones  

sean  

muy  

variadas.

Tiene

una  

temperatura  

mediana  

anual  

de  

15°C

y  

un  

periodo  

frío  

relativamente  

  

largo

(de   

noviembre   

a   

febrero).   

Las   

temperaturas   

de   

verano   

son

frecuentemente   

sofocantes   

y   

logran   

medias   

superiores   

a   

los

25°C.  

Durante  

los  

meses  

de  

julio  

y  

agosto,  

se  

suelen  

producir

temperaturas  

que  

pasan  

de  

40°C,  

producto  

de  

una  

situación  

 

atmosférica  

del  

sur  

que  

provoca  

la  

llegada  

de  

aire  

tropical  

del

Sáhara,   

muy   

cálido   

y   

siento,   

y   

que   

aumenta,   

por   

la   

alta

temperatura   

y   

sequedad   

ambiental,   

el   

grado   

de   

peligro   

de

incendio  

forestal.

Tanto  

el  

periodo  

frío,  

con  

una  

media  

alrededor

de  

los  

5°C,  

como  

el  

cálido  

son  

largos  

y  

relativamente  

duros.  

Las  

precipitaciones,  

que  

se  

sitúan

alrededor  

de  

los  

385  

mm  

anuales  

y  

los  

65  

mm  

durante  

los  

tres  

meses  

de  

verano,  

son  

de  

las  

más  

bajas

de  

la  

región  

debido  

a  

las  

masas  

de  

aire  

que  

llegan,  

que  

suelen  

ser  

secas  

y  

sin  

humedad  

por  

ser  

una

zona  

cercada  

de  

montañas  

que  

lo  

aislan  

de  

los

vientos  

húmedos.  

Es  

el  

relieve,  

por  

lo  

tanto,  

el

principal  

factor  

organizador  

del  

mapa  

de  

lluvias.

La  

carestía  

de  

lluvias,  

con  

sequías  

repetidas,  

ha

marcado   

el   

ritmo   

de   

vida   

y   

la   

economía   

de

nuestro     

pueblo.     

El     

régimen     

pluviometrico,

irregular   

y   

variable,   

con   

larga   

sequía,   

años   

de

lluvias  

  

escasas  

y,  

en  

general,  

la  

acumulación  

de

los  

totales  

anuales  

en  

un  

número  

reducido  

de  

días

con  

lluvias  

intensas,  

empeora  

todavía  

más  

la  

relativa  

escased  

de  

lluvia  

de  

nuestro  

pueblo.  

Esto  

no

sólo  

tiene  

una  

gran  

importancia  

climática,  

sino  

también  

agrícola,  

puesto  

que  

marca  

la  

disponibilidad

de  

agua  

a  

lo  

largo  

del  

año,  

lo  

cual  

hace  

que  

a  

la  

tierra  

no  

le  

llegue  

la  

cantidad  

de  

agua  

necesaria  

en

cada  

momento.  

El  

periodo  

de  

posibles  

heladas  

es  

bastante  

largo,  

de  

noviembre  

a  

mayo,  

y  

se  

puede

llegar  

a  

diez  

o  

más  

grados  

bajo  

cero.  

Van  

acompañadas  

de  

rosadas.  

Durante  

la  

mitad  

fría  

del  

año

(entre  

noviembre  

y  

febrero),  

se  

forman  

nieblas  

en  

las  

depresiones  

y  

los  

valles  

interiores.  

Son  

nieblas

nocturnas,  

que,  

en  

algunas  

zonas,  

pueden  

persistir  

algunos  

días  

seguidos.  

Las  

nieblas  

densas  

llegan  

a

depositar  

cantidades  

apreciables  

de  

agua.  

Si  

la  

temperatura  

baja,  

se  

forman  

depósitos  

de  

hielo  

sobre

la  

vegetación.  

La  

nieve  

es  

actualmente  

un  

fenómeno  

poco  

frecuente.  

En  

general,  

cuando  

nieva,  

el

grueso  

es  

inferior  

normalmente  

a  

un  

palmo  

y  

aguanta  

pocos  

días  

al  

tierra,  

sin  

causar  

grandes

problemas en las comunicaciones.

Es  

característica  

la  

presencia  

de  

fuertes  

vientos  

del  

NO,  

denominados  

cierzo,  

que  

soplan  

con

más  

fuerza  

en  

invierno  

y  

a  

la  

primavera,  

y  

sobrepasan  

con  

facilidad  

los  

75  

km/h.  

Se  

debe  

destacar

también  

el  

bochorno,  

que  

es  

un  

viento  

húmedo  

procedente  

de  

levante  

y  

del  

sudeste.  

El  

clima  

de

Nonasp es, por lo tanto, mediterráneo de tendencia algo continental.

© Associació Amics de Nonasp. 2017